Prevención del contagio de la gripe en embarazadas y recién nacidos

Publicado en por inmaculada.portillo

file0001939034091.jpgLas mujeres embarazadas aparecen como uno de los principales grupos de riesgo ante el padecimiento de la gripe, enfermedad respiratoria aguda muy contagiosa e impredecible.

En efecto, la mayoría de autoridades sanitarias incluyen a las gestantes como grupo poblacional prioritario en las campañas de vacunación gripal.

 

¿Por qué es importante vacunarse frente a la gripe ante un embarazo? 

 

Durante el proceso de gestación, el sistema inmune de la mujer embarazada aparece disminuido de manera natural, lo que conlleva como una de sus principales consecuencias la posibilidad del padecimiento de la gripe y el desarrollo de complicaciones derivadas de ello.

Además, una embarazada griposa también tiene una mayor probabilidad de que su bebé en gestación presente serios problemas, así como un parto prematuro, si la infección vírica se ha producido fundamentalmente en el segundo y tercer trimestres de la gestación.

 

Beneficios que aporta la vacuna contra la gripe a embarazadas y recién nacidos 

 

Debido a lo anterior, las autoridades sanitarias en general recomiendan la vacunación en cualquier momento del embarazo, especialmente a partir del segundo trimestre y fundamentalmente si el niño va a nacer durante la temporada invernal, ya que la mayoría de contagios por gripe se producen en los meses más fríos.

Esta recomendación viene motivada por la consecución de un doble beneficio: no solo va a estar protegida la madre sino que también lo está el recién nacido gracias a la transferencia pasiva de anticuerpos protectores que se produce de la madre al feto a través de la placenta, durante la gestación.

 

La vacuna contra la gripe en el embarazo protege al recién nacido

 

De hecho, se considera que la vacuna proporciona una protección  al recién nacido hasta su sexto mes de vida, momento conveniente para vacunar al bebé por sí mismo para continuar protegiéndole contra el virus de la gripe.

Así pues, se llega a la conclusión de que la vacuna antigripal administrada a gestantes reduce no solo las infecciones respiratorias durante el embarazo sino que lo viene a hacer además alrededor de un 63% sobre la incidencia de infecciones gripales en sus bebés hasta los seis meses de edad.

 

Qué medidas debe adoptar una embarazada ante un cuadro griposo

 

Sin duda, como ya queda dicho, la principal estrategia para evitar la gripe durante una gestación es la vacunación. Sin embargo, si una embarazada muestra síntomas de gripe debe consultar con su médico lo antes posible.

El tratamiento suele ser sintomático con la administración de antitérmicos, aunque en casos de mayor riesgo pueden estar indicados los fármacos antivirales, que se deben administrar preferentemente antes de que transcurran cuarenta y ocho horas del inicio del cuadro sintomático.

El proceso gripal, para una embarazada, requiere aun así las mismas medidas indicadas para la generalidad de los pacientes en el tratamiento de una gripe: descansar todo lo posible y beber abundantes líquidos para reponer los que se pierden como consecuencia de la fiebre.                                                                                                                                                                 

Comentar este post